Antes de iniciar tu obra debes proyectar lo que deseas realmente, ya sea la casa que siempre has soñado o un conjunto de apartamentos que te generen rentabilidad, este dependerá del capital con el que contemos. Ahora que ya tienes definido el proyecto en el que deseas trabajar, debes empezar por encontrar el sitio más propenso para desarrollar el proyecto, diseños modernos y acordes a las necesidades del mercado, recuerda bien que, de la ubicación y estilo de este, dependerá que el porcentaje de rentabilidad sea mayor.

Es importante que en el momento que tengas el lote, hagas un estudio de mercadeo meticuloso del sector, en el que observes que se está vendiendo realmente, como se están buscando las viviendas, gustos y miedos.

Ya puesta en marcha la obra, es muy importante una buena programación, en la que tengas en cuenta actividad por actividad y labor por labor para que no halla cruce entre estas y por consiguiente pérdida de dinero al tener personal detenido mientras se acaban labores que no dependan de ellos.

Uno de los mayores problemas en obra es el excesivo desperdicio de materiales como el concreto, el cual causa un elevado sobre costo en la obra, esto se puede disipar con un buen líder en obra, el cual este al pendiente de cada actividad, sepa tratar al personal y tiene toda la experiencia en lo que hace. Este líder tendrá la capacidad de tomar decisiones rápidamente, sin afectar el rumbo final del proyecto.

Ten siempre un equipo de trabajo optimo, capacitado, con experiencia y de tu total confianza, que te sientas realmente respaldado por este, que en el momento de empezar la obra tengas hasta el más mínimo de los gastos incluido, que no tengas sobre costos en el camino. Ten en cuenta los intereses del dinero, ya que en la mayoría de los casos necesitamos de préstamos para poder desarrollar nuestro proyecto.