Las Nuevas Tecnologías están revolucionando el panorama de desarrollo económico, y con ello de oportunidades de empleo, a lo largo de todo el mundo. Como era de esperar, los sectores de la ingeniería, la construcción y la edificación no son una excepción. A continuación te presentamos algunas de las Nuevas Tecnologías que revolucionan nuestro sector:

Software y metodología

La metodología BIM es una de las figuras clave en el futuro inmediato del sector de la construcción. Como de seguro ya sabrás, su uso se tornará obligatorio en España en las licitaciones públicas de edificación en diciembre de 2018 y en las de ingeniería civil en julio de 2019. Mientras tanto, otros países de vanguardia europeos, tales como Alemania, Reino Unido o Francia ya aplican BIM en sus proyectos, especialmente en aquellos de mayor envergadura. Un claro ejemplo lo encontramos en el Crossrail de Londres, en donde el empleo de BIM permitió la gestión integrada de ni más ni menos que 5 millones de documentos y un total de 300.000 archivos de modelo CAD.

Según recientes estudios, el mercado del BIM crecerá un ritmo del 19,45% en los próximos 5 años, hecho que no sorprende, ya que la implementación de BIM reporta innumerables ventajas con respecto a las metodologías tradicionales, entre ellas:

– La gestión integral del proyecto desde el punto de vista de todos los profesionales que en él toman parte.

– La consideración de la vida útil de este y fase de desmantelamiento de la infraestructura, además de la fase de diseño.

– El uso de elementos de diseño propios de la ingeniería civil o la edificación, tales como puertas, paredes o pilares (en contraposición a los elementos de otras metodologías: líneas, puntos, planos, etc)

– La reducción de los costes de construcción en un 20%

Pero el mercado del BIM no sólo está creciendo a ritmo imparable en Europa, ya que según estudios recientes en Latinoamérica la contratación de perfiles BIM Manager crecerá un 11% en los próximos años. Como ejemplos de grandes proyectos desarrollados bajo metodología BIM en esta región, encontramos en Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México o el Canal de Panamá.

Smart Cities

Otro importante campo de desarrollo que está tornado a imprescindible en el sector de la ingeniería y arquitectura lo encontramos en la aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) al desarrollo de las ciudades para la mejora de su eficiencia, tanto en materia de edificación, como de movilidad, sistemas energéticos, servicios urbanos, transporte e infraestructura en general.

Se trata del mercado emergente de las denominadas “infraestructuras inteligentes”, cuya tasa de crecimiento se sitúa en un 19% anual hasta 2020. Se estima que las ciudades ocupan un 2% de la superficie terrestre del planeta y sin embargo consumen cerca del 75% de los recursos globales, por lo que una gestión eficiente de los recursos es tan beneficiosa como necesaria para el futuro del planeta. Numerosas ciudades del mundo se han sumado ya a esta tendencia en pro al desarrollo sostenible, tales como Nueva York, Singapur Londres, París, Ámsterdam, Berlín o Tokio.

En el caso de España, de acuerdo al ránking IESE 2017 Cities In Motion, la delantera parecen llevarla Madrid y Barcelona, aunque Málaga, Sevilla y A Coruña también se encuentra muy bien situadas (entre las 100 primeras). Mientras que en Latinoamérica destacan los casos de Buenos Aires, Santiago de Chile, Ciudad de México, Medellín o Montevideo, también todas ellas en el Top 100.

Pero esto es sólo el comienzo y las “Smart Cities” representan el futuro de los núcleos urbanos en el mundo, y con ello vienen nuevas oportunidades profesionales para los profesionales técnicos, tales como la figura de los ingenieros de datos, los expertos en ciberseguridad, los asesores técnicos en reforma o los inspectores de salud medioambiental y eficiencia energética.

Además, el desarrollo del mercado de las Smart Cities trae consigo la implementación de otras nuevas tecnologías, tales como el Internet of Things, los sensores o los drones, las cuales parecen no tener fin en sus aplicaciones al diseño, construcción y mantenimiento de las infraestructuras inteligentes, generando así también nuevas oportunidades de empleo para los ingenieros y arquitectos que las dominen.

Digitalización y metodologías ágiles

Por último, pero no por ello menos importante, encontramos el caso de las Metodologías Ágiles de Gestión de Proyectos, cuyo desarrollo viene de la mano de la llegada de la industria 4.0 y la transformación digital, las cuales representan una realidad ineludible en el panorama empresarial actual.

Según IFTF, para el año 2030 el 100% de las organizaciones a nivel mundial serán puramente tecnológicas, por lo que no es de extrañar que la oferta de empleo relacionada con el desarrollo tecnológico no pare de crecer. De hecho, 8 de cada 10 empresarios afirman haber puesto en marcha programas de digitalización en sus compañías y un 42% de las pymes destinará el grueso de sus inversiones en el presente año al desarrollo de herramientas tecnológicas.

Sin embargo, la digitalización e implementación de proyectos de índole tecnológica abre un nuevo abanico de retos -y con ello de oportunidades- para los profesionales. Los procedimientos y metodologías de trabajo tradicionales parecen quedarse obsoletos ante la naturaleza de dichos proyectos, caracterizados por el cambio continuo y la planificación flexible. Es precisamente por eso por lo que las Metodologías Ágiles se perfilan como la herramienta idónea para el tratamiento de proyectos tecnológicos de nuevo surgimiento (desarrollo de software, investigación científica, innovación, inteligencia artificial, etcétera).

Las Metodologías Ágiles proporcionan la flexibilidad y capacidad de adaptación necesaria para tales proyectos. Las cifras lo dejan claro: el 71% de las organizaciones a nivel mundial ya usa Metodologías Ágiles y estas generan un 30% más de ganancia e incrementan los ingresos un 37% más rápido que aquellas que no lo hacen.

En resumen, las nuevas tecnologías están trayendo consigo multitud de novedades, y con ello de oportunidades- en el paradigma económico-empresarial y los profesionales técnicos tenemos mucho que decir al respecto.