1. Prudencia y reflexión son cualidades de todo gran inversionista.

Infórmese sobre características, condiciones y oportunidades de su inversión inmobiliaria. Nunca sobra consultar con expertos, leer noticias recientes y estudiar el perfil de los creadores del proyecto.

2. Valore el factor tiempo.

Recuerde que la inversión inmobiliaria toma tiempo. Se trata de una inversión de largo plazo que generalmente no empieza a dar resultados antes de los cinco años.

3. Estudie la ubicación.

Infórmese sobre los planes a mediano y largo plazo de la zona donde se encuentra el inmueble que planea comprar. De esa manera pude evaluar el desarrollo y valorizan el sector a futuro.

4. Determine el uso de su inversión.

En los bienes inmuebles se suele ganar por dos lados. Por un lado está la valorización del inmueble y por el otro, las rentas netas anuales. En el caso de comprar vivienda, reflexione con calma sobre el uso de la misma, ¿será para vivir allí o para arrendarla?

5. Estudie el tipo de inmueble.

Existen varias opciones de finca raíz. La primera que salta a la cabeza es la vivienda, pero también existen inmuebles de tipo comercial e industrial. La inversión en inmuebles de uso comercial es la opción más rentable, ya que quien ocupa el bien, lo hace para generar ganancias.

Bonus

invertir en finca raíz te da libertad financiera, teniendo ingresos constantes y un activo fijo que no se deprecia. Lo que te permite tomar decisiones y definir la forma en que desenvuelve tu inversión.